Textos Sesshines

Texto Seshin Noviembre 2017 – Egino

Texto Seshin Noviembre 2017 – Egino

Noche silenciosa, bajo la ventana vacía Sentado en zazen, vestido con el kesa Ombligo y nariz bien alineados Las orejas en la vertical de los hombros La ventana iluminada La luna justo aparece La lluvia ha cesado Aún caen algunas gotas En ese momento Mi sentimiento es extraordinario Vasto, inmenso Solo yo lo conozco...

Read More

Cuadernillo ¿Qué es el Zen? Budismo zen y meditación

Cuadernillo ¿Qué es el Zen? Budismo zen y meditación

  Descarga el...

Read More

Carta Seikyuji Enero 2017 – número 20

Carta Seikyuji Enero 2017 – número 20

    Carta Seikyuji completa El año 2016 acabó con la Rohatsu, sesshin homenaje al despertar del Buda, en nuestro templo de Seikyuji. Es la primera vez que hacemos esta sesshin en su forma tradicional de una semana silenciosa. Es un retiro único pues el homenaje que se rinde al Buda Shakyamuni, refiriéndose a aquella noche lejana, solo consiste en la práctica silenciosa de Zazen: sin ceremonia, sin sutra, pocas enseñanzas. El silencio y la inmovilidad uniéndonos naturalmente a aquella noche lejana. Si desde hace tiempo intento establecer sesshines silenciosas, por primera vez el injerto ha prendido, naturalmente y sin esfuerzos. Para mí representa un paso más en nuestra práctica. El largo camino recorrido desde la Morejona hasta Seikyuji –la inauguración de nuestro templo, la ceremonia de Shinzan, después la primera de Shusso– todo se ha construido por etapas, movimientos, lentas derivaciones; por supuesto, nunca se parte de cero sino de una forma antigua. La nuestra es la de Shakyamuni que, con el tiempo, se ha difuminado para tomar otras formas, más cercanas en el tiempo, que a su vez se difuminarán. El sentido de esta Rohatsu es resucitar silenciosamente la forma de Shakyamuni, también todas las formas conocidas y desconocidas de nosotros, y que participan silenciosamente en este largo camino a través de los siglos. Como un puzle cuyas piezas encajan unas con otras, numerosos pasos convergen en nuestro templo y hacen que crezca. El templo físico y el de nuestros sueños. Las ceremonias de Zuise que fuimos a hacer en Japón en el mes de noviembre pasado con Begoña e Yves, forman parte de ello. Los colores del otoño, los ginkgos dorados y los arces rojos han impregnado con fuerza este viaje. Raphaë l...

Read More

Carta Seikyuji Septiembre 2016 – número19

Carta Seikyuji Septiembre 2016 – número19

  Carta Seikyuji completa Queridos amigos / Queridas amigas: Como sabéis, este verano he estado en el sur de la India haciendo una cura ayurvédica en una clínica tradicional. Si quiero hablaros de ello no es, en absoluto, por hablaros de mi enfermedad, que, por otro lado, va mejor, sino por evocar este país que vio nacer al Buda Shakyamuni y que me ha conmovido profundamente. El viaje, en primer lugar, desde el aeropuerto de Coimbatore hasta la clínica en taxi, trayecto de una hora que, a pesar del cansancio de ese largo vuelo, me deja estupefacto ante el inaudito espectáculo. En la carretera en un caos indescriptible se cruzan coches, motos, perros, asnos, búfalos, vacas, que surgen como de ninguna parte, y a cada instante, parece que va a tener lugar un drama; al final, la curva de ese desbarajuste afortunadamente se corrige, como hace sobre el alambre el funámbulo que continúa apaciblemente su andar en un frágil equilibrio, igual que El Principito entre las estrellas. En medio de ese caos, de esa muchedumbre, de los bocinazos con los que todos subrayan su presencia, se dibuja un orden. Por fin llegamos al hospital al pie de las montañas: construcción modesta en medio de un parque en el que se distingue un templo hinduista. Cálida acogida del personal. Voy a estar allá tres semanas, principalmente en una habitación de confort espartano. El desarrollo de los días se parece más a la vida monacal que a la vida en una clínica. Cada una de mis jornadas empezará invariablemente al alba con zazen, recitado de sutras y para terminar un Daishin dharani ofrecido cada mañana a uno de mis seres queridos desaparecido: mis padres, miembros de mi familia, Sensei, Étienne y todos aquellos de nuestra gran sangha ya fallecidos y que, sin embargo, están tan presentes. Esta práctica solitaria y sin embargo tan unida en pensamiento a todos vosotros ha sido para mí maravillosa. El acercamiento del personal del hospital a la medicina está estrechamente ligado a la totalidad de la persona y no solo a su patología; unido a la totalidad del universo y a su dimensión religiosa. En este sentido, mi estancia en este lejano país se lleva a cabo ante todo como monje. Las ceremonias que tienen lugar en el templo, del que se oyen la campana y los tambores dar todas las horas del día, me recuerdan como un lejano eco las que practicamos en Europa. Las Pujas, ancestro de nuestros kitos, cuyas formas más primitivas y coloristas me conmueven por ese nexo lejano que se muestra con evidencia. Las ceremonias que abren y clausuran algunos de los tratamientos acompañados por un Sutra; los médicos que, por la mañana antes de franquear la puerta del hospital, van al templo para rendir homenaje en los diferentes altares; el monje que cada mañana viene del templo para ofrecer en cada habitación flores y polvo rojo y oro colocado sobre una hoja de bananero: todo esto me recuerda las enseñanzas de mi maestro, lo que demuestra que nada está separado y cada gota de agua resuena infinitamente en todo el universo. Para dar las gracias al personal del hospital, desde las mujeres de la limpieza hasta el personal sanitario, sigo la costumbre de los indios que consiste en ofrecer una comida en el templo a la que todos quedan invitados. Lo que se sirve es mejor y más abundante que en el día a día. Para iniciar la comida tengo que colocar en una hoja de bananero un poco de todos los alimentos que la componen, después, como yo soy...

Read More

Carta Seikyuji Mayo 2016 – número 18

Carta Seikyuji Mayo 2016 – número 18

  Carta Seikyuji completa Queridos amigos , Queridas amigas Por fin aparece la primavera. Ayer pasé el día en la Gendronnière. El verde de la primavera, tierno, deslumbraba la mirada. Parafraseando a un famoso monje diré, bastaba con tender la mano para que los dedos se tiñeran de verde. Como todos sabéis, las dos primeras sesshines de este año en Seikyuji las han dirigido discípulos cercanos. Desde entonces un círculo más amplio de discípulos, antiguos y más jóvenes trabaja por el bien de nuestra sangha, y cualquier practicante deseoso de participar será bienvenido. El maestro Deshimaru nos repetía a menudo que lo malo puede transformarse en bueno; el bien y el mal no tienen formas fijas ni definitivas. El hecho de que yo tenga que dedicar tiempo a cuidarme ha permitido que monjes y monjas antiguos ocupen un lugar diferente en nuestro templo. A Shunryu Suzuki le gustaba mucho ir a trabajar al huerto, pero su mujer siempre procuraba que no se cansara demasiado. Un día en que él estaba quitando malas hierbas, al ver de lejos a su mujer que se acercaba, se sentó rápidamente como si nada. Cuando ella llegó a su lado, le reprendió diciendo: «¿Crees que no he visto tu juego?» Él contestó: «Si vivo hasta muy viejo, ¿cómo podrán crecer mis discípulos?» En cualquier situación, incluso difícil, una flor está presta para abrirse. No os equivoquéis sobre el sentido de mis palabras, cuento vivir aún muchos años y no tengo, de ninguna manera, prisa por marcharme. Nos damos cuenta de hasta qué punto esta práctica es valiosa e importante para nosotros cuando algo nos la impide. Ningún dolor de piernas ni de espalda cambiará este sentimiento. Aprovechad la buena salud de vuestro cuerpo y utilizadla juiciosamente. Raphaë l Triet...

Read More

Carta Seikyuji Septiembre 2015 – número 16

Carta Seikyuji Septiembre 2015 – número 16

Queridos amigos / Queridas amigas: Como ya os habíamos anunciado, en el mes de septiembre se celebraron en Seikyuji dos ceremonias. La primera: Shinsan, la ‘subida a la montaña’ del primer abad, Raphaël Dôkô Triet. La segunda: Hossen, el ‘combate del Dharma’ del shusso, Alfonso Seigen Fernández. En la Cart@ hemos reunido algunos de los textos que allá se pronunciaron y, también, impresiones de lo que allá se vivió. Os adjuntamos unos links en los que podréis encontrar fotos de las ceremonias: Enlace Esperamos que disfrutéis con la lectura. Carta Seikyuji...

Read More