Texto Febrero 2014 – Raphaël Dôkô Triet

febrero

Nos hemos reunido para estos 3 días de sesshin. El fundamento de la sesshin es zazen. Durante la sesshin todo gira entorno al dojo. Hay una expresión para designar zazen: la sublime soledad.

Hay muchas formas de soledad, por ejemplo

la soledad del que está solo, en la miseria, del que sufre.

Después está la sublime soledad, aquella por la que entramos con el pie izquierdo para sentarnos dignamente en el centro de nuestra vida. Durante tres días, no escapéis de esto. A partir de esta sublime soledad el Maestro Dôgen decía: «Sea cual sea el lugar del que uno escapa, solo puede ser el

Satori. »

 

Estas palabras pronunciadas al inicio de la sesshin   de  febrero   en   Seikyuji   también valen para acompañar  estos primeros días de  septiembre.  Para  los  niños  es  el momento   de  la  vuelta  al  camino  de  la escuela; para nosotros es de nuevo el momento de abrir las puertas de nuestros dojos y, en el centro de esos dojos, nuestro templo Seikyuji.

Actuemos de tal manera que esos primeros

pasos del mes de septiembre dejen buenas huellas para el año que empieza.

 

 

Raphaël Dôkô Triet

Seikyuji, Febrero 2014