Zazen

Kodo-sawaki-zazen-posture

«En diez pies cuadrados un viejo ilumina las formas y su esencia. »

Maestro Sekito Kisen s. VIII

Sentado en un cojín grueso (zafu), con las piernas cruzadas en la postura del loto o del medio loto. Las rodillas fuertemente apoyadas en el suelo. La pelvis ligeramente basculada hacia delante. La columna vertebral bien estirada, empujando el cielo con la coronilla y la tierra con el coxis. La nuca estirada, la barbilla recogida, los hombros relajados, los brazos relajados y los codos ligeramente separados del cuerpo. La mano derecha colocada sobre el pie izquierdo, la mano izquierda sobre la mano derecha, las palmas hacia el cielo. El canto de las manos apoyado en el abdomen, unos centímetros por debajo del ombligo. Los pulgares de ambas manos en la prolongación uno de otro, formando una línea horizontal. Los ojos entreabiertos, sin mirar nada en concreto. La boca cerrada, sin apretar los dientes. La punta de la lengua colocada en el paladar, detrás de los dientes de arriba.

En esta postura inmóvil, estable, tranquila, dejar que la respiración se haga por si sola.