La ceremonia

dojo-zen-vitoria-ceremonia

«La belleza natural del cuerpo es el reflejo del espíritu
entrenado en la concentración de cada gesto.»
Maestro Taisen Deshimaru s. XX

La práctica de zazen es en inmovilidad, silenciosa, interiorizada. Es la esencia de la concentración y de la observación.

Al final del zazen, nos volvemos y juntos llevamos a cabo una pequeña ceremonia que es continuación de zazen.

Se trata de mantener la actitud de concentración en cada gesto, en cada palabra y, al mismo tiempo, armonizarnos con los movimientos y las voces de los demás. Por eso juntos ofrecemos incienso, nos prosternamos en sanpai y recitamos sutras.